619-614-7285

Español
¿Cuándo Declararte en Bancarrota es Tu Mejor Opción?

¿Cuándo Declararte en Bancarrota es Tu Mejor Opción?

Para muchos, existe un estigma en torno a la bancarrota que los hace dudar a la hora de presentar una declaración de este tipo. Esta es una postura entendible, pero al final te hará más daño que bien. Si tienes dificultades económicas, entonces la bancarrota puede ser tu mejor opción. Si alguna de las siguientes situaciones te suena familiar, puede que te beneficie declararte en bancarrota:

  • Te estás ahogando en montañas de deudas. Si estás batallando para pagar las deudas que tienes en tu tarjeta de crédito, deudas debido a un préstamo, o por facturas médicas, entonces declararte en bancarrota puede ser tu mejor opción. Consideramos “ahogarse” cuando no puedes realizar los pagos mínimos, o cuando la mayoría de tus ingresos, los cuales necesitas para cosas básicas como comida y casa, se están yendo hacia pagar tus deudas.
  • Te estás enfrentando a un embargo. Un embargo es cuando un banco o un prestamista obliga a que se lleve a cabo la venta de tus bienes (comúnmente, tu casa) con el fin de pagar tu deuda restante. Si estás en riesgo de que el banco embargue tu casa, declararte en bancarrota puede ser una buena opción que te ayudará a conservar tu lugar de residencia.
  • Estás siendo demandado o acosado por los cobradores de deudas. Si no puedes pagar tus deudas, y tus acreedores no te dejan en paz, puedes parar el ciclo de abuso declarándote en bancarrota.
  • Se te hace difícil pagar tus facturas mensuales. Si simplemente estás batallando para sobrevivir de un mes a otro, declararte en banca rota puede ser una opción para ayudarte a ponerte nuevamente de pie.

Declararte en bancarrota te puede ayudar a eliminar las deudas de tu tarjeta de crédito, las deudas por un préstamo personal, o las deudas de anticipos de efectivo, quitar una segunda o tercera hipoteca de tu casa, detener el embargo de tus sueldos, y ponerte en el buen camino para reconstruir tu historial crediticio.

Llámanos hoy mismo para una asesoría de treinta minutos, y te podremos ayudar a determinar si el declararte en bancarrota es o no una buena opción para ti.